Secretos de un crupier de casino

La regla de oro en el juego es la limpieza de juego y el ser justo. No tendría sentido el ofrecer al público un servicio si lo único que hicieran los casinos fuera despojarles de su dinero sin darles nada a cambio. Es por este motivo que la mayoría del tiempo el casino y el cliente siempre gozan de iguales probabilidades de ganar.

Los casinos ofrecen un buen servicio y por lo tanto siempre existe esa ligera ventaja por parte de la banca en cada juego, en algunos más que en otros, pero con el juego siempre existe riesgo para ambas partes – mayor en todo caso también para el casino. Este siempre está arriesgando dinero, mientras que el cliente al fin y al cabo se puede retirar en cualquier momento.

Los casinos online corren mayor riesgo de pérdidas que los casinos reales. Muchas personas no estarían de acuerdo y argumentarían, que como depende de un sistema informático entonces puede de alguna forma engañar al cliente.

Este no es el caso para nada ya que los casinos online usan una generadora de números al azar para repartir cartas, rodar dados, girar la pelotita en la Ruleta, etcétera, y todo casino online esta supeditados a auditorias de sus sistemas por las jurisdicciones y los sistemas de regulación de donde consiguen licencia de apertura. Tienen que cumplir reglas de juego limpio y sus sistemas son inspeccionados con regularidad por interventores financieros independientes para asegurar la limpieza de juego tanto para el cliente como para el casino.

Los casinos online dependen en la ligera ventaja de la banca según el juego y en el número de clientes que atraen para ganar dinero. A mayor número de jugadores jugando a la vez en el casino mayores son las probabilidades para el casino de ganar dinero. No todos los clientes ganan a la vez ni tampoco ganan todo el tiempo.

Los casinos reales ofrecen un producto fantástico. Ofrecen un entorno envidiable, un servicio al cliente insuperable, barra libre, restaurantes, bares, espectáculos, y como no, todos los juegos más importantes y populares que se ven en internet.

La mayor diferencia entre el casino real y el virtual, es que en en el real se está jugando frente a un crupier que puede hacerle pasar un rato muy divertido.

También hay varias reglas a las cuales un crupier se debe atener. El crupier tiene que conducir el juego siguiendo unos procedimientos establecidos por razones de seguridad.

El servicio al cliente debe ser de un alto calibre, los juegos se deben llevar a cabo con rapidez y eficiencia, y debe dirigir el juego para mejorar las ventajas del casino para así hacer rentables las mesas de juego durante el año entero.

Girar en bloques

Otro método usado por el casino y el crupier, es el de “Block Spinning” o hacer la rueda girar en bloques. Este método no es al cien por cien seguro pero puede ser muy efectivo si se emplea bien.

Normalmente cuando se juega a la Ruleta con fuertes sumas los clientes tienen tendencia a colocar apuestas en los mismos números de ciertos bloques de la rueda hasta que pierde intentan seguir los ritmos de trabajo del crupier. El propósito de éste sería desconcertarlos y no proporcionarle al cliente ningún ritmo de juego.

El crupier frenaría la velocidad de la rueda para hacerla girar de distinta forma a la vez anterior y así alterar la velocidad de la bolita y por consiguiente su actuación. En otras palabras, la intención del crupier es ocasionar un giro de rueda completamente distinto al anterior.

Por ejemplo si la rueda giraba rapidamente el crupier la retardaría para conseguir un giro lento y uniforme. A esos jugadores que esperan a que el crupier gire la rueda antes que ellos coloquen sus apuestas (esos que le hacen al crupier un seguimiento instintivo basado en el último giro) el decelerar la rueda hace que la bola se asiente en el lado opuesto de lo esperado. Los jugadores perderían por haber seguido las pautas marcadas por el crupier en la jugada anterior.

Juegos Rápidos

La clave de un crupier con éxito es la rapidez con que se desenvuelve. Los jugadores no pueden mantener el ritmo del crupier pero intentan por todos los medios de alterar la situación pero en la mayoría de los casos el crupier consigue mantener el control.

Un juego rápido también es la tónica en el Blackjack. A los jugadores les gusta recrearse en el Blackjack y no tomar decisiones apresuradas pero esto es muy difícil cuando un crupier trabaja tan rapidamente que el cliente no puede ni pensar.

El crupier también mantendrá las herraduras mas cortas situando la carta del corte bien adentro en la baraja para que solamente la mitad de las cartas estén en juego.

Esto mantiene la fluidez del juego, evita que el jugador pueda pronosticar la jugada, le rompe la concentración y le desconcierta. También hay que decir que el situar la carta del corte bastante adentro de la herradura se elimina del juego la mayoría de los ases y las cartas de figuras.

Ningúnas de las tácticas empleadas por el crupier trabaja a favor de la casa todo el tiempo ni tampoco son garantías de éxito, pero constituyen unos pocos de los secretos usados por los casinos reales que les aporta una cierta superioridad y los mantiene a flote.